Las técnicas de fertilización en el cultivo de fresa o fresón están a día de hoy muy desarrolladas, esto se debe principalmente a los conocimientos técnicos de los profesionales que las cultivan, así como el avance en los materiales para su cultivo (sustratos, riego, instalaciones, …), su juego varietal y el desarrollo de agronutrientes, bioestimulantes y microorganismos más eficaces.

Aunque fresa y fresón, ambos pertenecientes al grupo de frutos rojos, no son lo mismo, el volumen de producción y de comercio es liderado por el fresón de forma hegemónica. Paradójicamente, en el mercado y en el sector, la tendencia a denominar este fruto rojo, es de forma coloquial como fresa: cultivo de la fresa, comercio de la fresa, etc.

Los avances en sistemas de cultivo de la fresa.

Los avances en sistemas de cultivo de la fresa se vienen sucediendo a lo largo de los años, pasando de su cultivo directamente en suelo a cultivo hidropónico e incluso vertical.

La mayor superficie de cultivo sigue utilizando el suelo abancalado, acolchado y riego localizado, siendo el sistema de cinta de goteo uno de los preferidos por su eficacia y bajo coste.

En menor superficie, hay producciones de alto rendimiento bajo invernadero, en hidroponía y riego localizado, especialmente orientada a tener producciones fuera de temporada y cubrir así la oferta hacia determinados clientes durante todo el año. Su coste de producción es mayor, pero como avanzamos, el suministro está garantizado los 365 días del año. Estas producciones temporales, en el caso de España, se encuentran en otras áreas geográficas del sureste, en instalaciones con control climático que garanticen el correcto desarrollo del cultivo al margen de las inclemencias meteorológicas y épocas tradicionales de cultivo.

Cultivo de fresa en sistema elevado

La tecnología en las nuevas producciones de fresa.

En el cultivo de fresón o de fresa, el avance en tecnología es fundamental para el desarrollo y modernización de los sistemas de producción. Siendo las herramientas que proporciona la tecnología múltiples y variadas.

Es una realidad que el aumento de la rentabilidad del agricultor pasa por la continua evolución y mejora del sistema de producción. Por ejemplo, con la mejora genética de variedades se aumentan los rendimientos, tanto por los niveles de producción como por la resistencia a plagas y enfermedades. Estas nuevas variedades también contribuyen en otras facetas del cultivo, como la mejora del aprovechamiento y gestión de los recursos disponibles, aumento del número de plantas o una reducción de la mano de obra. Todo influye en un aumento notable de la rentabilidad de la empresa agrícola.

Control de los recursos hídricos en el cultivo de fresa.

Uno de los aspectos más importantes en la nueva agricultura es la gestión de los recursos hídricos, para un mejor aprovechamiento del agua destinada a la producción agrícola. Para hacer frente a este desafío, la tecnología juega un papel fundamental y lo hace en varios frentes.

Por una parte, está el del desarrollo de sistemas inteligentes de automatización de riegos que, basados en la toma de datos de sensores de clima y de humedad en suelo más afinados, y modelos matemáticos más precisos, permiten realizar tomas de decisiones y controles más acertado de la cantidad y de la duración de los riegos, aspecto fundamental para la correcta nutrición de nuestro cultivo para alcanzar los niveles deseados de producción con el mínimo consumo de agua.

Por otra, la toma de datos de las condiciones ambientales en las que se encuentra nuestro cultivo, esencial para el desarrollo de las estrategias nutricionales adecuadas frente al estrés hídrico. La tecnología del control clima nos ayuda a acertar en las aplicaciones de bioestimulantes con efecto osmoprotector.

La utilización de sistemas de riego más eficientes, así como la implementación de sistemas para reutilizar el agua procedente de la fertirrigación, ayuda a un mejor aprovechamiento del recurso, aumentando su eficiencia. Estos son solo algunos de los ejemplos para la buena gestión de los recursos hídricos en el cultivo de fresa.

Cultivo vertical del fresón

Monitoreo del estado de plagas y enfermedades en fresa.

La tecnología de drones está creciendo en los diferentes sistemas de cultivo por todo el planeta. El diagnóstico precoz y la detección de los focos de infección con rapidez, son esenciales y para ello, está creciendo el uso de esta tecnología que permite llegar incluso a lugares que no tienen un acceso fácil. Incluso está cada vez más extendido su uso para aplicación de fitosanitarios en ultrabajo volumen, permitiendo tratamientos con una gran uniformidad y asegurando una correcta cobertura.

En el cultivo de fresa, la monitorización de plagas y enfermedades permite desarrollar una correcta estrategia de control frente a los diferentes agentes patógenos que pueden poner en peligro nuestro cultivo.

Hacemos hincapié también en el desarrollo de la tecnología de monitoreo o caracterización de la microbiota del suelo. El auge de los productos basados en el aporte de bacterias PGPR ha puesto en valor la importancia del conocimiento de la salud microbiológica de nuestros suelos y sustratos.

Esta importancia que tiene el mundo microbiano en nuestros cultivos es conocida desde hace siglos, porque son los encargados de mantener la fertilidad del suelo y asegurar la disponibilidad de los nutrientes por las plantas, siendo los responsables de gran cantidad de procesos bioquímicos que transforman los compuestos orgánicos y minerales.

Fertilización avanzada para el cultivo del fresón.

Respecto a los avances en la nutrición vegetal en nuestro siglo se han basado en investigaciones científicas que han profundizado en el estudio de la fisiología vegetal, así como las diferentes formas de absorción de los elementos nutritivos por las plantas y las diferentes estrategias de las plantas frente al estrés hídrico.

El cultivo de la fresa, por la importancia que tiene en el sector agrícola y alimentario, ha sido un cultivo importante a nivel de investigaciones científicas para el desarrollo de productos bioestimulantes agrícolas y biocontrol que permitan obtener unos niveles de producción óptimos para la rentabilidad del agricultor o empresa agrícola.

El descubrimiento de nuevas moléculas bioestimulantes y la producción de nuevos componentes que mejoran las prestaciones de los cultivos, dependerá de nuevas investigaciones científicas ligadas al desarrollo de nuevas tecnologías en dicho ámbito.

En este sentido, la biotecnología en el cultivo de fresa está jugando un papel importante en los últimos años con el desarrollo de productos bioestimulantes y fitosanitarios basados en microorganismos.

Como consecuencia, la mejora en la tecnología de producción de productos a base de microorganismos beneficiosos y la inversión creciente en investigación de nuevas cepas de bacterias y hongos, permitirá obtener productos más eficaces, con efecto más persistente y mayor durabilidad para el cultivo de fresas y en general, para todos los cultivos agrícolas.

Si quiere más información sobre los productos de JISA o bien quiere realizar alguna consulta técnica para el cultivo de la fresa, no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo Técnico-comercial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

¡Comparte este post con tu entorno!