La mayoría de las plantas de interés agrícola son mesófitas, por lo que no toleran bien procesos acusados de deshidratación vegetativa. En este contexto, el déficit hídrico es el principal factor que limita su desarrollo y se estima hasta en un 70% su incidencia en pérdidas de rendimiento agrícola.

Así, ya sea por una sequía o por una escasez de agua disponible para la planta en un área geográfica de cultivo, cuando se somete a las plantas a un estrés por déficit hídrico, directamente se está reduciendo la rentabilidad del mismo.

También es cierto que el agua es un bien escaso y su correcta gestión es un factor a tener en cuenta ya no sólo desde un punto de vista de economía, sino también como factor ligado al medioambiente y la sostenibilidad del planeta.

JISA Advanced Agro mantiene y potencia su compromiso con los suelos vivos y dado que nuestros productos agronutricionales y bioestimulantes agrícolas, son comercializados en todos los continentes, los cultivos desarrollados en regiones áridas o semiáridas, donde este fenómeno además se suele asociar frecuentemente a problemas de salinidad, es donde se precisan soluciones que permitan mantener la productividad a niveles que garanticen su rentabilidad.

Recordar que la falta de agua en zonas que hasta la fecha no era un problema, comienza a serlo por el cambio climático global, el cual nos predice una disminución de las precipitaciones a corto plazo.

Micopron

Cómo aumentar la tolerancia de las plantas a las situaciones de estrés hídrico

Entre las soluciones JISA Advanced Agro dentro de sus especialidades de microorganismos del suelo, está el formulado MICOPRON®, un bioestimulante especial que ayuda a aumentar la tolerancia de las plantas a las situaciones de estrés hídrico provocadas por la falta de agua y las altas temperaturas.

Su formulación está realizada mediante una mezcla de Hongos Endomicorrícicos y Rizobacterias PGPR, cuya sinergia producida entre los diferentes microorganismos que lo componen, mejora la tasa de colonización de las micorrizas y con ello la eficacia funcional de la raíz.

El equipo técnico de JISA recomienda su utilización en todo tipo de cultivos, en especial en cítricos, frutales de hueso y pepita, de frutos secos, etc. tanto en la etapa de vivero, como ya implantados en el terreno. Los inicios de su aplicación se sitúan durante el trasplante de árboles jóvenes. Posteriormente, en estado de árboles adultos, su aplicación es anual y siguiendo las indicaciones del técnico especializado.

El uso tecnológico de microorganismos, en este caso de hongos endomicorrícicos y de rizobacterias del género Bacillus, requiere un conocimiento más allá del aspecto visual de la planta. Las características del terreno, condiciones de cultivo, estado fenológico del árbol o planta, etc. permiten gestionar adecuadamente este producto para conseguir con su aplicación aumentar la superficie de suelo en contacto con el sistema radicular, mejorar la disponibilidad de nutrientes,… y obtener así cultivos con un mayor desarrollo vegetativo, equilibrados y sanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!