Entre los materiales utilizados en el cultivo sin suelo, también llamados cultivos hidropónicos, se encuentran la perlita, lana de roca, arena, fibra de coco, picón y algunos más como la zeolita o la grava, pero en volúmenes menos importantes.

En este artículo nos vamos a centrar en la perlita, procedente de un mineral natural del grupo de las Riolitas. Como material original es lo más parecido a un vidrio natural, carente de restos orgánicos en su composición química y su procedencia geológica viene de formaciones volcánicas submarinas durante la era terciaria, que con el tiempo han aflorado, formando conos o chimeneas volcánicas normalmente.

Básicamente, en su composición química, se trata de un silicato alumínico que puede contener trazas de otros materiales. Durante su formación submarina, al entrar el magma en contacto con el agua de forma brusca, también esta ha podido aportar algunos elementos a la composición del material. Por poner algunos ejemplos, pueden ser partículas de potasio, calcio, magnesio, hierro, sodio, cloro, fósforo, etc. que, según las características del agua en esos momentos, pueden ser condicionantes en los posteriores usos tras su transformación en perlita comercial.

A todo ello, hay que añadir la calidad en los procesos de fabricación, por lo que no todas las perlitas del mercado son iguales ni válidas para su uso en cultivo sin suelo. De hecho, de todas las zonas de extracción del mineral base, entre las mejores minas se encuentran las de la isla de Milos, una pequeña isla volcánica griega del mar Egeo, perteneciente al archipiélago de las Cícladas. Y no todas estas minas son iguales en cuanto a características de los materiales extraídos.

Cultivo hidropónico de fresas en sacos de perlita

Usos de la perlita

Una vez fabricada la perlita como tal, su uso tiene múltiples variantes, entre las que se encuentran la construcción para aliviar estructuras, como aislante térmico, filtración, en la decoración, etc. y por supuesto en la agricultura.

Dentro de esta, puede ser aplicada como materia prima para formulaciones de sustratos destinados al cultivo de plantas ornamentales, para formulaciones de sustratos para semilleros, de forma pura para cultivos hidropónicos, etc. En todos los casos, la perlita debe cumplir unas cualidades mínimas para que su funcionalidad como sustrato garantice su éxito.

Fabricación de la perlita

El proceso para la fabricación de la perlita se inicia con la extracción de la materia prima antes referida. Durante su extracción de la mina se procede a su limpieza en bruto, eliminación de restos de sedimentos y clasificado. De ahí se transporta a las plantas de procesado.

Una vez allí, en la factoría, se eliminan de forma selectiva las impurezas, se realiza un primer cribado y se pasa directamente a molino. Con las piedras resultantes, con un tamaño inferior a 1,5 centímetros, se pasan por sucesivos molidos hasta conseguir su disgregado a tamaños inferiores.

Durante el paso por nuevos y diferentes cribados y clasificaciones, se van generando cortes de granulometrías y limpiezas de impurezas. Hasta por fin, llegar a los silos de almacenaje como materia prima previa a su transformación en perlita comercial.

El siguiente paso es transportar esta materia prima preparada, mediante big bags o a granel en camiones o barcos, a las empresas que la someterán a un tratamiento térmico mediante hornos de expansión.

En estos hornos, el material entra en contacto con una llama a unas temperaturas superiores a los 1000ºC que modifica, mejor dicho, transforma su estado físico-químico.

Granulometría de la perlita

Estas pequeñas partículas aumentan su volumen de 10 a 20 veces, finalizando en gránulos muy ligeros. En este proceso, cambia su color de grisáceo a blanco intenso, pierde toda su humedad y su estructura queda llena de poros.

Estas nuevas partículas de perlita, vuelven a ser clasificadas por tamaños, limpias de polvo y almacenadas por características concretas para pasar a su siguiente fase de envasado comercial, según necesidades y mercado de destino.

La perlita como sustrato para cultivo sin suelo

La perlita como sustrato para cultivo sin suelo o hidroponía debe ser aquella que cumpla unas cualidades determinadas. Como se ha avanzado no todas son aptas.

Así, esta perlita debe de proceder de minas donde el material original no contenga, o sus niveles sean adecuados, de partículas de hierro, sodio, cloro, etc. que puedan afectar al cultivo. Tras su proceso de fabricación concluye en una perlita de máxima calidad, ya que para la construcción o aislamiento sirve cualquiera, mientras que para el cultivo sin suelo sólo sirve la mejor.

Unas condiciones imprescindibles para ser aptas son que químicamente debe ser inerte, poseer una porosidad elevada y capacidad de aireación, su estructura debe ser consistente, capacidad elevada de retención de agua y elementos nutritivos, debe comportarse estable en medios ácidos o neutros, y ya en su combinación de tamaños de partículas, su distribución granulométrica sea adecuada para su uso.

El uso de esta perlita como sustrato en hidroponía, puede utilizarse de diferentes formas. En el argot agrícola los podemos denominar unidades de cultivo.

Una de ellas es en bolsas de cultivo en forma de almohada, contenidas normalmente en plástico bicapa blanco y negro, de unos 0,2 mm de espesor y con tratamiento anti UVI que le permita superar las 3000 horas de sol que garantice su usabilidad durante 2 a 3 años. Estas pueden tener diferentes capacidades: 20, 28, 34, 37, 40, etc. litros según el fabricante y necesidades de uso en el cultivo. Su longitud es variable, de 500 a 1200 centímetros normalmente, así como con un volumen de 37 o 40 litros (los más comerciales). Su elección tendrá presente, factores del tipo: la especie a cultivar, número de campañas previstas o incluso la pendiente del invernadero, por ejemplo.

Otra unidad de cultivo es en contenedores EPS: poliestireno expandido. Un material inocuo cuyas propiedades y características técnicas le permite ser aislante térmico, ligero, higiénico e impermeable. Los contenedores más comunes suelen tener un volumen de 16 a 46 litros y su uso va en función de parámetros como los anteriormente mencionados. Aquí destaca su capacidad de barrera térmica aislante, tanto en verano como en invierno, corrigiendo hasta 5ºC. Márgenes de temperatura que en muchos casos puede afectar positivamente al desarrollo radicular de la planta.

Menos populares, aunque también utilizadas, están las denominadas canales de EPS, polietileno y polipropileno. Estas canales se usan en continuo sobre el suelo y son llenadas con perlita. Sus dimensiones deben tener en cuenta el potencial gravitatorio, que afecta directamente según la granulometría de la perlita, para evitar la desecación rápida en las capas superiores de cultivo.

Bolsas de cultivo sin suelo con perlita

Fertilizantes para cultivo en perlita

Partiendo de la base que estamos ante un material totalmente inerte, la correcta elección de los fertilizantes para el cultivo en perlita es vital.

Desde la plantación hasta la finalización del cultivo, la nutrición de la planta estará controlada al 100%, siendo distinta en función la especie y del estado fenológico de la planta. También que esta debe ser aplicada en fertirrigación, salvo aportes concretos vía foliar si procede. Por lo tanto, su solubilidad debe estar garantizada para evitar obstrucciones en el sistema de goteo. Destacar que el equilibrio nutritivo a aplicar, puede llegar a ser distinto incluso según la variedad cultivada. Recordemos que estamos ante cultivos de alto rendimiento.

Las disoluciones nutritivas madre se realizan en los tanques ubicados en instalaciones denominadas cabezales de riego, existiendo varios de ellos para evitar que en estas disoluciones altamente concentradas, interaccionen diferentes elementos nutritivos y puedan provocar su precipitado. En estas instalaciones también se encuentran los equipos de control climático y fertirrigación, bombas de riego e inyectores que dosifican los fertilizantes.

JISA ha venido desarrollando un completo catálogo de abonos para su uso en hidroponía. Fertilizantes especializados en la nutrición vegetal, así como bioestimulantes agrícolas para actuar en momentos estratégicos del cultivo que permitan obtener su máxima rentabilidad.

Como valor añadido al agricultor, este cuenta con el asesoramiento de su equipo técnico comercial JISA que, con su formación y experiencia, analizan y pueden elaborar el correcto plan de abonado para cada caso, así como las soluciones a problemas que se puedan plantear. Recordemos que el sustrato es un factor base de cultivo, pero también lo son las variables del tipo condiciones climáticas y sanitarias, por ejemplo.

¿Se pueden hacer cultivos con residuo cero en perlita?

La perlita utilizada en cultivo hidropónico, puede contribuir a una agricultura respetuosa con el medio ambiente y libre de residuos. En cambio, sí son un factor limitante los tipos de fitosanitarios que se utilicen.

Por parte del sustrato, la perlita es un material natural, sin tratamientos, ni aditivos, ni contiene elementos indeseables y es totalmente inerte. Tras su uso puede ser reciclable 100%.

Ya en cultivo, la utilización de abonos en fertirrigación, pueden contribuir a una agricultura respetuosa con el medio ambiente y libre de residuos. JISA tiene desarrollado un completo catálogo con bioestimulantes de plantas en sus especialidades de abonos orgánicos, extracto de algas, aminoácidos, bioestimulantes especiales y microorganismos; Mejoradores del suelo en ácidos húmicos y correctores de salinidad; Nutrición vegetal en abonos foliares líquidos, abonos foliares sólidos, abonos cristalinos, correctores quelatados y correctores de carencias; y abonos ecológicos en el que se agrupa soluciones ECO para todas las necesidades en agronutrición en sus diferentes etapas de cultivo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!