El molibdeno es un elemento esencial para el correcto desarrollo de las plantas. Como elemento químico es el número atómico 42 y pertenece al grupo 6 de la tabla periódica, identificado con el símbolo Mo.

El molibdeno en agricultura

El molibdeno en agricultura es necesario en pequeñas cantidades, si bien tiene una gran importancia, ya que es constituyente esencial de los enzimas nitrogenasa (fijación biológica del nitrógeno) y nitrato reductasa (reducción del ion nitrato a la forma amónica).

Las aportaciones de molibdeno a las dosis correctas con diferentes tipos de abonos, entre ellos, por ejemplo, el molibdato de sodio, molibdato amónico, trióxido de molibdeno y molibdato de calcio vienen a cubrir las necesidades de los cultivos de alto rendimiento porque con el tiempo se agotan sus reservas.

El molibdeno es absorbido por la planta bajo la forma de molibdato (MoO4-2). Como hemos avanzado sus necesidades son muy bajas y en general, las raíces presentan contenidos mayores que en hojas, tallos y semillas. En conjunto, los contenidos que podemos encontrar en plantas pueden variar entre el 0,1 y las 300 ppm sobre el peso seco, aunque lo normal es de 1 a 10 ppm.

El molibdeno en el suelo

El molibdeno presente en el suelo procede de forma natural de la descomposición de las rocas. Su contenido suele ser muy bajo, moviéndose entre 2 y 2,5 ppm. De esta cantidad, su mayor parte no está disponible para la planta, considerándose asimilable tan solo el 10%. Así, en la mayor parte de los suelos (evidentemente excluidos los inertes utilizados en hidroponía), el molibdeno útil no sobrepasa las 0,2 ppm, del presente en la disolución del suelo.

¿Qué factores influyen en la disponibilidad del molibdeno en el suelo?

Entre los factores que influyen en la disponibilidad del molibdeno en el suelo se encuentra el pH. Contrario a lo que le ocurre a los oligoelementos de hierro, manganeso, cobre o cinc, el molibdeno se muestra más disponible al aumentar el pH de la disolución del suelo, ya que este hace desplazarse sus formas hacia la forma asimilable (MoO4-2).

El nivel de presencia de óxidos de hierro y aluminio también influyen en la disposición de molibdeno por la planta, ya que estos compuestos lo adsorben fuertemente y más aún, cuanto menor sea el pH.

El contenido y estado de la materia orgánica en el suelo también interacciona con las cantidades de molibdeno en el campo porque puede aportar ciertas cantidades del mismo. Y por mencionar otro factor, está el efecto de fósforo y azufre. Mientras el primero, en grandes cantidades (fosfatos) influye aumentando la absorción de molibdeno, el segundo, el azufre (exceso de sulfatos) provoca el efecto contrario, reduciendo la absorción del molibdeno.

Correctores de carencia de molibdeno

Síntomas de deficiencia de molibdeno

Independientemente de la técnica de cultivo (en campo o en hidroponía), los síntomas de deficiencia de molibdeno están siempre correlacionados con el metabolismo (intercambio) del nitrógeno, comenzando generalmente como debilitamiento de la coloración verde de las hojas adultas.

En el caso de las leguminosas, el debilitamiento de la coloración suele afectar a toda la superficie foliar. En cambio, en otras plantas como por ejemplo en los cítricos, aparecen manchas amarillas más o menos circulares que pueden llegar a necrosarse e incluso desprenderse generando agujeros en las hojas, una anomalía que se conoce con el nombre de «yellow spot». Otro grupo bastante sensible a una deficiencia de molibdeno son las crucíferas: brócoli, coliflor, repollo, etc.

Destacar que en suelos cuidados y por lo tanto con niveles de molibdeno adecuados, la deficiencia puede presentarse en suelos ácidos y rara vez en suelos alcalinos.

En cuanto a posibles casos de toxicidad de molibdeno en las plantas, rara vez se presentan porque se toleran niveles algo elevados sin problemas.

Correctores de carencias de molibdeno

JISA Advanced Agro tiene en su catálogo de correctores de carencias el Nutrijisa molibdeno®. Su formulación contiene una solución a base de molibdato amónico y nitrógeno ureico, que mediante su empleo actúa eficazmente en la prevención y corrección de su carencia.

Nutrijisa molibdeno® aporta este microelemento, corrigiendo aquellos problemas derivados de su carencia, como por ejemplo las coloraciones de los nódulos de las leguminosas, enanismos, amarilleamiento, necrosis internerviales, etc.

Su aplicación para correcciones o prevención de molibdeno en hortícolas, frutales de hueso y pepita, cítricos, olivar, viña,… y ornamentales, por lo general suele coincidir con la aparición de las primeras flores. Si bien, lo preferible para establecer el momento y dosis adecuados, es contar con el asesoramiento del equipo técnico de JISA Advanced Agro.

Añadir que, además, en el catálogo de correctores de carencias también se encuentra el formulado líquido Nutrijisa Mix®, conteniendo micronutrientes complejados por ácido glucónico especialmente estudiado para la prevención y corrección de estados carenciales múltiples, entre ellos el molibdeno.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This

Share this post with your friends!